miércoles, 23 de febrero de 2011

Levantando cimientos

Una vez estaba el ingeniero Parodi y Zarpetti que era su mulo de obra. Discutían matemáticas, básicamente para nosotros el populacho, eran giladas.

La obra se vino abajo matando 356 obreros. Zarpetti se mando a guardar con una tía. Parodi enfrentó la justicia, se tomó 50 gramos con una sobrina hija de hermanos y se fue a la comisaria.

Zarpetti en el exilio.


"Yo soy Parodi muchachos, el que la cagó con esa obra de mierda."
Le ofrecieron un mate y lo metieron con otras dos victimas del sistema en un calabozo de 12 metros cuadrados. Después de someterlo, se pusieron a charlar de fútbol y negocios. No hubo acuerdo.

Parodi pagò su deuda con la sociedad y se largó a hacer mas edificios. A Zarpetti nunca lo perdonó, no tanto por fugarse, sino porque zafó del Sida. Igual lo volvió a tomar de mulo y siguieron matando obreros. Pero con más experiencia y cuidados legales.

De la tía de Zarpetti (clave) jamas se volvió a hablar. Hay cosas que mejor no enterarse.

2 comentarios:

  1. Creo que voy entendiendo más. Sobre todo despues de tirar de la piola del trompo.

    ResponderEliminar